Por Cristina Mora, Asociada a Eproint

cmora@eproint.com

Estamos a momentos de uno de los eventos mundiales deportivos más importantes del planeta: El Mundial FIFA 2018, cuya edición se llevará a cabo esta vez en Rusia.

Costa Rica no es ajeno a las emociones que despierta este Mundial, más si somos un equipo participante que ha dado sorpresas gratas a sus pares en el pasado. Pero a todo esto y dejando de lado la pasión que despierta el fútbol en sus aficionados, cabe preguntarse ¿Qué papel juega la Propiedad Intelectual en un acontecimiento tan amplio como el Mundial?

No es secreto para nadie que el fútbol es uno de los deportes más lucrativos del mundo. Medios de comunicación, patrocinadores, países con una inversión millonaria en sus equipos, son protagonistas clave que lucran con este evento y hacen un intercambio comercial importante de activos legales y económicos que benefician la promoción de este acontecimiento futbolístico.

Para darnos una idea, un ejemplo es un dato indicado por la FIFA en su página web oficial, en la cual recalca como dato curioso que el trofeo del Mundial es sumamente reconocido en el planeta. Indica que según una reciente investigación llevada a cabo en siete mercados mundiales, este trofeo registró un nivel promedio de reconocimiento del 83%, destacando dicho porcentaje como entre el más alto que los de cualquier otro trofeo deportivo.

Y este trofeo se convierte así en un ejemplo importante de uno de los activos de la FIFA, el cual no escapa del ámbito de acción de la Propiedad Intelectual, siendo que su característico diseño es protegido como una marca a nivel mundial. Por ello, es posible concluir que es incalculable el valor monetario de este diseño por su enorme reconocimiento a nivel mundial. Este elemento de reconocimiento es fundamental al momento de poseer un derecho de Propiedad Intelectual como el que es titular la FIFA, siendo que este valor va aumentando cada vez más y más con el paso del tiempo dado el amplio crecimiento del futbol y el Mundial a nivel global.

Asimismo, otro ejemplo de activos de Propiedad Intelectual en el contexto futbolístico, son los distintivos logos de la FIFA, así como los logos de sus patrocinadores, quienes pagan considerables sumas de dinero con el fin de exhibirse y promocionarse en el Mundial y así lograr un alcance global inimaginable para llegar a su destino final: los consumidores. Grandes empresas como ADIDAS, COCA-COLA, VISA, HYUNDAI, BUDWEISER y MCDONALD’S son solo algunos de los patrocinadores oficiales que logran tener esa amplia participación que otorga el Mundial en cada edición.

Y todos estos ejemplos nos hacen concluir una vez más sobre la importancia de la Propiedad Intelectual en el mundo actual, la necesidad de ser protegida por sus titulares, así como el debido cuidado que debe dársele como un activo parte de una empresa, por ejemplo, protegiendo de situaciones dañosas como la falsificación de signos y productos.

Por ello, no debemos entonces subestimar el poder de las marcas, de los diseños y de las ideas que poco a poco pueden llegar a posicionarse a un amplísimo nivel por actividades de largo alcance como lo es el torneo que empezará esta semana.

Y si no lo cree, haga el siguiente ejercicio: A partir de hoy, día de la inauguración, y siguiendo los partidos de las próximas semanas, esté atento y observe el protagonismo que tiene la Propiedad Intelectual por medio de la presencia de signos distintivos como las marcas en este Mundial de FIFA 2018.